Numerosos estudios científicos han demostrado que la frecuencia de 448 kHz genera distintos efectos, como por ejemplo la normalización de la función celular, efectos regenerativos, antiinflamatorios, anti-álgicos y anti-adipogénicos. Además, estudios in vitro han demostrado su capacidad de estimular la proliferación de células madre*. Estas propiedades hacen de INDIBA Deep Care una de las tecnologías más versátiles del ámbito médico.

Los beneficios de INDIBA Deep Care se logran mediante la movilización de iones. INDIBA estimula el tejido gracias a una corriente eléctrica a una velocidad muy específica (448,000 veces por segundo) – 448 kHz. Los iones positivos y negativos de nuestros tejidos y la matriz intracelular interactúan de tal manera, que las células en desequilibrio eléctrico en el momento del daño tisular, restablecen su potencial de membrana (potencial eléctrico).

La célula incrementa su metabolismo, aumentando la demanda de oxígeno, nutrientes y aminoácidos. Este efecto, incrementa el flujo sanguíneo gracias a un aumento de la microcirculación en la zona tratada. Como consecuencia, las células se reactivan, se hidrata el tejido y los fibroblastos son estimulados para generar el colágeno necesario para la reparación del tejido dañado. Este proceso global de bioestimulación, al no requerir aumento de temperatura tisular, no dañará el tejido durante el proceso.

Evidencias clínicas

La colaboración con prestigiosas universidades, hospitales y centros de investigación de todo el mundo, ha llevado a más de 300 referencias científicas de INDIBA® y ha generado artículos indexados, trabajos de grado y tesis doctorales que demuestran la efectividad y seguridad del Proionic® System.

La investigación avala el uso de la frecuencia a 448 kHz, logrando tres efectos: sub-termia (bioestimulación), termia (vascularización) e hipertermia (hiperactivación) y sus resultados: mejora de la regeneración tisular, aumento del trofismo celular y aumento de la síntesis de colágeno y elastina.

(Veltia Clínica & SPA, Clínica Integral de Salud y Belleza, Ciudad de México)

Caso

Abdominoplastia y liposucción con inflamación, edema y fibrosis asociada. La cicatriz muestra signos de hipertrofia.

Tras 8 sesiones de tratamiento (2 por semana), se aprecia curación, disminuyen los signos hipertróficos cicatriciales, así como la homogeneización de la superficie dérmica y la desaparición de los pliegues cutáneos resultantes de sutura.

(Centro Médico Estética María José Sánchez, Villena, Alicante)

Caso

Corrección de revascularización de injerto de piel, en el dorso del dedo índice de la mano derecha tras 7 sesiones de tratamiento.

(MT Meler, Barcelona)

Caso

Paciente de 26 años con lipoma a nivel de escápula izquierda.

Tras 5 sesiones de INDIBA (tres por semana), el lipoma ya no es visible.

(Caso INDIBA, SA)

Caso

Pie diabético con tejido necrótico a nivel del primer dedo del pie derecho, antes de la cirugía.

Se decidió posponer la amputación y establecer un régimen de sesiones diarias con INDIBA. Tras tres meses de tratamiento, se evita la amputación.