.

  • Precalentamiento antes del ejercicio: mejora el flujo sanguíneo a los tejidos permitiendo un mayor aporte de nutrientes y oxígeno
  • Mejora de la flexibilidad de los tejidos
  • Analgesia en áreas dolorosas, especialmente profundas
  • Recuperación después del ejercicio, gracias al drenaje de catabolitos (ejemplo, ácido láctico).
  • Tratamiento de contracturas y rigidez muscular
  • Tratamiento de puntos gatillo